Loading...

miércoles, 27 de marzo de 2013

ANIVERSARIO DE LA “C G T de los ARGENTINOS” Por Taurino Atencio


Causa Sur Proyecto Sur Córdoba presenta este texto para la  información y del debate. Acontecimientos de nuestra historia que pocos quieren recordar y que deberíamos olvidar.


ANIVERSARIO DE LA “C G T de los ARGENTINOS”

Por Taurino Atencio

El 28 marzo del año 1968, se realizó un plenario para elegir la dirección de la C G T, plenario que llevó el nombre de AMADO OLMOS. De allí surge una dirección encabezada por el secretario general del Sindicato Gráfico, Raimundo Ongaro,  conformada por dirigentes que se planteaban enfrentar a los militares, y opuestos a los “dialoguistas”, que se dio en llamar C G T de los ARGENTINOS.

Tal dirección tubo una efímera vida, pues, casi de inmediato se tejió una entente para tumbarla, entre la dirigencia que se retiró del plenario, y que con posterioridad conforman  otra dirección de la C G T.

A pesar de su corta trayectoria, la C G T de los ARGENTINOS  sienta un precedente de sumo valor para la clase trabajadora. Por primera vez, se hace referencia a la “liberación”, señalándose el camino a recorrer para tal propósito, en un documento que nos sirve de guía hasta el presente.

Para tener una perspectiva más amplia. Es preciso que nos situemos después del año 1955. Ello, porque a partir del golpe de estado que derroca a Perón, buena parte de la dirigencia gremial, da pasos para tomar contacto con los militares golpistas; lo que da lugar a una interminable lucha entre ellos. Por cierto, la disputa se centraba en quien llevaba la delantera en el  propósito de tener “participación”; ninguno se planteaba promover la resistencia a quienes habían pisoteado la soberana voluntad popular  y movilizar a las bases trabajadoras.

Cierto es que existían por entonces direcciones gremiales, que no se alineaban con el peronismo, pero su peso numérico era ínfimo, con lo que todo lo relacionado a la conducción del movimiento obrero pasaba por quienes estaban enrolados  con ese partido.
Son extensos los pormenores, idas y vueltas, que se realizan luego del golpe del 55. Similar actitud adoptan con posterioridad, en el gobierno de Frondizzi, en la transición de Guido,  en el gobierno de Illia, y durante la dictadura de Ongania.

Luego de varios intentos por formar una dirección única de la C G T, la dirigencia gremial, tanto la nucleada en torno a los, “leales a Peron”, como la llamada “de pié junto a Peron”, terminan dando su aval a Ongania, sosteniendo que con el golpe, se abre una instancia de  “ ESPERANZADA EXPECTATIVA”.  Quien se destacó por asumir el liderazgo en ésas posiciones, durante todo el tiempo mencionado, fue el metalúrgico Augusto Vandor, quien con Jose Alonso del sindicato del vestido, entre otros, asistieron a la Casa Rosada para la asunción de Ongania.

Ongania, no tiene reparos en golpear sin contemplaciones , al movimiento obrero. Quita personerías gremiales, interviene sindicatos, cesantías, detiene y encarcela a los dirigentes que deciden enfrentar a la dictadura. Se crea en suma, un clima de continuo accionar de los gremios que se ven reprimidos, generalizándose, ante ello, una repulsa a los militares, de la mayor parte de la población.

En ésa atmósfera, los dirigentes gremiales que “dialogaban” con los militares golpistas, consiguen de ellos, que den vía libre para la normalización de la C G T, que era su único afán.

Debemos hacer notar, que los antecedentes mencionados, son solo parte del fermento social que culmina primero en la C G T de los ARGENTINOS, y luego en el año 1969, la rebelión que marca un hito en la historia del movimiento obrero Argentino; EL CORDOBAZO.

El sistema capitalista, imperante en ése entonces, como en el presente, en la República Argentina, requiere de éstos personajes como socios menores, para ejercer la dominación y sometimiento de los trabajadores, y el pueblo en su conjunto.

Compañeros, la presencia e influencia en el movimiento obrero, de éste tipo de dirigentes, a quines se identificaban como “burócratas”, fue y es un  formidable obstáculo para la defensa de los intereses de la clase trabajadora, tanto como en el camino de la liberación popular, de la opresión de los poderosos.

En la actualidad, continuamos soportando, con otros nombres pero con idénticas funciones, lacras encaramadas en la mayoría de las direcciones sindicales, apañadas por los gobiernos de turno, sean dictatoriales, como constitucionales.

El compañero Agustin Tosco, sostenía que siempre debemos apuntar a la unidad en la lucha, en la acción, para avanzar en el árido camino de la liberación. Los ejecutores de tal empresa, somos los oprimidos, considerándonos en conjunto. LA LUCHA DEBE CONTINUAR. Para ello se precisa por lo menos dos condiciones, ORGANIZACIÓN Y CONCIENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada